El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires respondió la intimación de la Asesoría Tutelar de Cámara

El Ministerio de Educación respondió la intimación de la Asesoría Tutelar de Cámara y negó la existencia de cualquier tipo de protocolo y/o instructivo de toma de establecimientos educativos. Señala que el documento no fue emitido por ninguna autoridad del Ministerio. Agrega que ningún responsable de un establecimiento educativo ha denunciado penalmente a un/a alumno/a en una comisaría. Comunica que se arbitrarán medidas necesarias para esclarecer en sede administrativa el hecho. Formula consideraciones legales en cuanto a las obligaciones de las autoridades escolares.

Respuesta del Ministerio de Educación a la Asesoría Tutelar de Cámara. 

En respuesta al Ministerio de Educación , el Dr. Gustavo Moreno manifestó; es insatisfactoria, además de desconocer que el instructivo sí fue efectivamente aplicado por autoridades escolares del Ministerio de Educación.

A) Se ha comprobado que en la escuela Julio Cortázar las autoridades escolares (la rectora y vicerrectora, ambas suplentes) labraron un acta el 7 de setiembre (que se les hizo firmar a los estudiantes) aplicando el instructivo, diciendo que la toma implicaba usurpación y que las autoridades debían hacer la denuncia policial.
B) El 8 de setiembre el Vicerrector a cargo del Rectorado, de la Escuela Normal 2 Mariano Acosta hizo la denuncia de la toma directamente ante el Ministerio Público Fiscal.
C) La toma del escuela de bellas artes Manuel Belgrano fue denunciada y tramita ante la Fiscalía Penal 31 bajo causa judicial MPF 158.766.

Todo ello demuestra que el instructivo fue aplicado por autoridades escolares, en contradicción con lo que responde el Ministerio de Educación; lo que representa una vía de hecho prohibida por el art. 9 de la ley de procedimientos administrativos (al no existir protocolo como dice el Ministerio), por lo cual la Ministra debió haber dispuesto comunicar a todos los establecimientos secundarios acerca de la inexistencia de protocolo y que el instructivo que estaba circulando no podía ni puede aplicarse. NADA DE ESO HIZO.

Además, es de una ingenuidad palmaria pensar que denuncia de una toma no implicará en sí misma la denuncia de los/as alumnos/as. Denunciado un hecho deviene lógico que autoridad policial o el fiscal buscará identificar a los autores. La consecuencia es la misma: la criminalización de los estudiantes.